central nuclear almaraz

Equo reclama un plan de cierre de las nucleares españolas

Para Equo los sucesos de Japón han puesto de manifiesto la vulnerabilidad y peligrosidad de las centrales nucleares. Frente al repetido discurso del lobby nuclear de “que las nucleares son seguras”, la realidad nos ha vuelto a demostrar que se trata de un elemento con un potencial peligroso impresionante y nunca 100% controlable.

Equo además ha recordado que uno de los reactores que ha explotado en Fukushima es idéntico al que hay en la central de Garoña, planta que el Partido Socialista en su programa electoral se comprometió a cerrar en 2012, y que ahora el gobierno afirma clausurará en 2013, aunque la Ley de Economía Sostenible ha introducido nuevas incertidumbres sobre las fechas de cierre de las nucleares.

En este sentido, Juan López de Uralde, promotor de Equo, ha afirmado que ha llegado el momento de poner en marcha un Plan de cierre de las centrales nucleares en España, comenzando por el cierre inmediato de Garoña.

“En España no hay moratoria nuclear desde 1997. La realidad es que no se construyen centrales porque son muy caras. Las que hay en funcionamiento las hemos pagado todos durante 25 años en la factura de la luz, y ahora que están amortizadas lo que plantean es alargar su vida, porque dan enormes beneficios económicos a las empresas. Pero este alargamiento es a costa de la seguridad de l@s ciudadan@s y eso no podemos consentirlo” ha afirmado López de Uralde. “Es urgente una estrategia energética basada en el ahorro y la apuesta por las energías renovables que nos permita a medio plazo prescindir de las nucleares y reducir nuestra dependencia del petróleo. Es posible, y estamos a tiempo pero hay que empezar ya”.

Equo ha recordado que según el informe “Cambio Global España 2020/50. Energía, economía y sociedad”, elaborado por un amplio equipo de expertos, se puede prescindir totalmente de la energía nuclear sin afectar a la seguridad de suministro de energía eléctrica en poco tiempo, ya que en 2020 el 70% de la electricidad puede ser cubierto con energías renovables y en 2030 el 100%. Todo ello, además con un sistema energético que reduciría el consumo de petróleo a la mitad y con unos costes menores de los previstos de continuar con la política energética actual.

Equo además ha resaltado que las nucleares plantean otros muchos problemas, además de la seguridad, como son la generación de residuos radiactivos o la dependencia energética del exterior.

Documento sobre nuicleares de Equo